La Casa Bouderè de Antequera

Fue en abril de 1909 cuando Laude Bouderè escribió una instancia, en la que pedía licencia para construir un inmueble en el solar en que estuvo edificada la Casa de la Ciudad (Estrados de Renta) en la Plaza de San Sebastián y contigua a la casa que también era de su propiedad, cuya fachada habría de ser reformada con planos y memoria del arquitecto Daniel Rubio Sánchez.


En tales documentos, el arquitecto describía el solar que se iba a edificar con una superficie de treinta y siete metros y, la obra consistia en un pequeño vestíbulo  con entrada por la calle Estepa, un despacho y la escalera a los pisos superiores.

Los pisos se correspondían en altura con la casa contigua, pues dada la escasa superficie del solar, era indispensable una mayor amplitud en las plantas principal y segunda para que la casa que se deseaba construir respondiese a las necesidades que querían satisfacer. La fachada de la casa contigua se modificaría, como indicaban en el plano, para establecer el debido enlace con la nueva fachada y obtener así, desde el punto de vista ornamental, el mejor efecto artístico dentro de las proporciones que era obligado guardar.

El 20 de abril de 1909 se vio la petición de Laude Bouderè y se le pidió al arquitecto su aprobación, concediéndose la licencia, pues el proyecto contribuiría al embellecimiento de la vía principal de la ciudad.


Francisco Palma García colaboró en la decoración del edificio, con un programa centrado en la aportación de guirnaldas de flores en cuyo centro insertó máscaras femeninas con abalorios. Al parecer, la máscara central de la fachada, se corresponde con el rostro de la esposa de Bernardo Bouderè. La casa de estilo eclectico francés, de gran belleza, tiene todos sus balcones de rejas de fundición.

El edificio perteneció a la familia hasta los años noventa, lo vendieron y fue remodelado completamente su interior para convertirlo en pisos de alquiler, respetando la fachada.